sábado, 30 de noviembre de 2013

End~ [InooTaro] One Shot

Autora: Alex Park
Pareja: InooTaro
Titulo: End~
Extensión: One shot
Género: Agst, disque.
Escrito y dedicado para Yuuyan chan. Espero te guste, si no, me dices y trato de hacer otro XD.
Te quiero mucho, gracias por estar♥.




No es como si estuviese perdido en ese parque, lleno de niebla, aire helado y completamente vacío.

Realmente estaba ahí por una razón, él estaba buscando algo... alguien.
Después de caminar durante una hora, parándose cada tanto, acariciando la corteza de los arboles, jugando en los fríos columpios y observando el cielo gris y triste, terminó por recargarse en el barandal que protegía a las personas de caer en el río que caracterizaba aquel lugar.

Ni siquiera se podía ver el fondo de aquel puente, todo era gris, opaco, tal vez el día pretendía estar en el mismo nivel que su corazón.

No sabía siquiera porque había ido, estaba arrepentido pero no podía moverse. Lo mantenía ahí la duda y no deseaba perder esta oportunidad.

Le había llamado... después de tanto tiempo había decidido marcarle, nombrarle como si nada hubiese pasado y tan simple como la estupidez que caracterizó al menor, su petición fue estuviese hoy, a las 3:00 PM, donde acabo la historia, donde todo dejó de suceder.

Y ahí estaba desde las 2:00 de la tarde, ansioso por respuestas, ansioso de algo más que silencio y hermetismo de parte del otro. Solo un ¿Por qué? ronda por su cabeza, y ya eran las 3:30 y no llegaba.

Se pregunta si nuevamente le dejará solo, sin importarle su corazón, el sacrificio que fue para el mover sus pesados pies hasta ese lugar. Se pregunta si será más doloroso quedarse solo sin verle, o en su momento, ver aquella espalda, más ancha que la suya, irse sin siquiera voltear a ver las lagrimas que le hizo derramar.

Pero seguía parado, sin moverse, siendo ya las 3:55 y sin luces de aquel chico, el suspiro que salio de sus labios helados no fue de desesperación, ni tristeza; el aire que salió de su cuerpo llevaba ese dolor no ha podido dejar ir, por el simple hecho que no sabe que le duele más. Si su corazón amante o su alma de músico.

Porque aquel chico, infantil, menor, estúpido, le había abandonado de ambas maneras, dejándole sin inspiración para componer, ni un amigo con quien bromear mientras los demás hablaban para las cámaras.

- ¿Cuánto tiempo más vas a estar divagando Kei? - esa voz le despertó y lo hizo voltear sin cuidado alguno. Estaba ahí, viéndolo fijamente, con esos ojos ya no tan inocentes y esa altura que para nada delata su verdadera edad.

- Solo esperaba, nunca se te quitó la manía de llegar tarde a todos lados - sonreír le era inevitable, realmente deseaba verle en persona, después de tanto tiempo, verle solo en fotos tomadas por paparazis había sido caer bajo, pero necesario, solo para saber de él.

- Tsk, estaba ocupado, lo siento, desde que salí de Jhonnys mamá no me deja ni a sol ni a sombra llegando de clase. Se le ocurrió hacer limpieza general y eso es para mí mucho trabajo.

- Tal vez es tu karma por haber sido un idiota, Morimoto kun - se acerca al menor y su sonrisa desaparece - ¿Qué pretendes llamándome de repente, después de tanto tiempo, sin explicaciones, sin contestar mis mails y mis llamadas. Me borraste de tu mapa tan fácil como lo hace un niño al romper el globo que ya no deseaba tener.

- Tranquilo, no tienes porque estar así - la mirada asesina de Inoo le hizo pensar dos veces antes de seguir hablando - tuve que hacerlo, alejarme de todos ustedes, de la empresa, hasta de mi propio hermano, me sentía avergonzado de mis acciones y mi actitud prepotente, no tenía cara y por eso lo hice.

- Pero yo no soy los demás, o eso se suponía. Supuestamente era esa persona en la que te apoyarías en cualquier problema, que confiarías en ella, yo era la maldita persona que te amaba lo suficiente como para pelear porque te quedaras o irme contigo - siente el abrazo de Ryutaro de improviso.

- Sinceramente, no pensé en ti en ese momento, no pensé en tu amor, ni en el amor de nadie más. Me sentía destruido, ese maldito vicio me hizo perderlo todo ¿Lo entiendes? perdí todo por lo que trabajé desde niño.

-No perdiste por idiota, no por el cigarro, lo perdiste por prepotentes, por causar problemas, por volverte agresivo con los demás y gritar a los cuatro vientos que fumabas siendo menor de edad y nadie podría tocarte por ello. Pero aquí estás y pareces estar bien, terminaste de aclarar mi gran duda, así que no tengo nada que hacer aquí - se suelta del abrazo y da la media vuelta, dando por terminara esa reunión.

- Me drogaba Kei chan... - y eso lo paralizó, no volteo a verlo, no pudo moverse. ¿Drogas? ¿Cuándo? ¿Porque?.

- Empecé a consumir cocaína por imbécil, sentía que no tenía nada que estar haciendo ahí, que no importara cuando me esforzaba, sería invisible para las fans, para jump, para ti. No tenía nada interesante en mi, creatividad talento, !NADA¡. Y alguien me ofreció probarla, me dijo que vería el mundo diferente y fue cierto. Me sentí poderoso, único, en mi cabeza solo existía yo y los demás era tan solo hormigas en mi camino... incluyéndote.

- ¿Por qué nunca me di cuenta? - las lagrimas corren por las mejillas del mayor. Ryutaro se le acerca haciéndolo mirarlo a los ojos.

- Por qué no dejé que lo notaras, porque no sé cómo, a ti te trataba tan dulce y amorosamente como siempre, aun cuando en mi cabeza eras tan poca cosa, mi cuerpo te pertenecía y eso me hacía no desear perderte. Me dabas placer, que era lo único que me interesaba en ese momento...

Una bofetada retumbó en aquel parque desierto; la mano adolorida de Inoo y la mirada baja de Ryutaro impresionado por el golpe.

- ¡Eres un imbécil!. ¿Por qué te dejaste influenciar? Tan poco te importaba jump que preferiste tu ego a nosotros y te destruiste!.

- ¿Sabes?, solo vine a pedirte una disculpa, vine a decirte que ya estoy bien, que estudiaré como me lo pediste y lograré metas nuevas. Vengo a agradecerte, porque tu recuerdo fue el que me hizo despertar cada día y no rendirme en esa maldita cárcel a la que llaman centro de rehabilitación. Vine a decirte un verdadero adiós, porque yo te amé más de lo que lograrás entender, porque te amé más allá de todo lo que pude consumir para llegar a perdel- y lo besó, con fuerza, coraje, dolor, combinando el sabor de sus labios con las lagrimas que no podía evitar dejar caer.

Esto era un adiós, sin dudas, sin cosas inconclusas, sin el final de cuento de hadas que él, en lo más profundo de su ser deseaba.

- Volveré al centro, he recaído y no quiero volver a lastimar a nadie, gracias Kei chan - seguían con las frentes unidas y los labios rosándose; Inoo con ojos cerrados escuchaba el dolor disfrazado de indiferencia de aquel chico, aceptando el final a duras penas - te amé tanto y sé que habrá alguien te amará más y te hará olvidar este trago amargo.

- Adiós Ryutaro, hasta nunca, pro hasta siempre - fue lo único que pudo decirle antes de volver sus pasos e irse.

No podía ni quería hacer nada, no le iba a detener ni se detendría, era hora de que cada uno peleara su batallas, sin pensar en el otro, sin tener preguntas.

Siempre tendría en mente esta dura verdad, lamentaba no haber podido cuidar más del menor, pero sabía que era algo que tenía que suceder y que ahora...


Debía seguir ese gris sendero solo, hasta volver a encontrar la luz. 

4 comentarios:

  1. No ;_; por qué? Estúpido Kei, tenías que quedarte ahí a sus pies, no dejarlo ir tan fácilmente(?)
    ;_; Ryutaro, te seguiré amando aunque seas drogadicto <3

    Gracias Naru, no me gustó *lo dice para que le escriban otro*
    Fue hermoso, triste y conmovedor ;_; por la crema... Tonto Kei ;_; </3

    ResponderEliminar
  2. oh carajoooooooooo!!!! T____________________T
    por queeeeeeeee!¡?!?!?!
    hermoso!

    ResponderEliminar
  3. A mi me ha dado muuuucha penita ;_____;
    muy buen fic <3

    ResponderEliminar
  4. En busca de InooTaro en google, encontré este, pero rayos :c ya lo había leído </3

    ResponderEliminar

Con un "gracias" es suficiente :D